Trucos y consejos para gatos y gatitos

Consejos
Sin ser un especialista, estudioso o profesional en gatos. Tengo amplia experiencia en el trato diario con estos animales. En pensar y experimentar por resolver fácilmente los inconvenientes de convivencia.

 

Consejos sobr castigos en su mayor parte inéditos que podrá completar con la información de otras páginas web.
Trucos


Inicio   Macho para montas   Mama Gata   Gatitos   Films   Fondos de Pantalla   Consejos   Agregar a Favoritos


Consejos para gatos

 


     
 

Castigos

 

Según los expertos. No hay que pegarles ni reñirles. Recomiendan encerrarlo unas horas en una habitación.

Yo, no soy experto. Y opino que en parte los antiguos romanos tenían razón: "A los barcos, los animales y los niños. Se los maneja por el culo". A los niños, ya no se les puede pegar. Pero si se puede razonar y presionar con ellos. Con un gato no.

Lo primero que debe de aprender con un gato. Es a aprender a tener paciencia. Es muy conveniente para ellos.

Utilizo diferentes métodos de castigo. Comenzando por la advertencia. Chistar al gato "Ssshhhhh". Me resulta muy efectivo cuando veo que tiene intención, se dispone o está haciendo algo. Es un sonido que les llama la atención. Y además, ellos ya saben que está mal. Solo hay que recordárselo.

Cuando la pillo haciendo algo malo que no es muy perjudicial. O la riño. Le "pego" con la mano. Le doy suave en las paletillas, donde empieza el rabo. O incluso muy suave en los hocicos con cosas de comer o morder. Si al final le hormiguea la mano. Es que se ha pasado.

Solo utilizo la mano para el equivalente a empellones o pijotillas en humanos. Lo que no resulta dañino, pero si molesto e incluso doloroso. Tenga en cuenta, que el gato. Es un ser pequeño. 20 veces mas diminuto que usted. Así que si le pega fuerte puede romperle huesos o dañar órganos internos.

Cuando esto no hace efecto. Bien porque no se corrige, bien porque cuando le riñes te mira como diciendo. Bueno, ya te aburrirás y me dejarás en paz. O cuando requiere un castigo por reincidente, robar comida o romper algo. Lo mejor es utilizar un objeto blando.

Una toalla de baño. agarrada tal cual. Como cuando éramos niños. Resquema pero no manca. Y tiene la ventaja, de que agitarla por encima de él. Genera ruido y aire, que lo asusta mucho. Mas que producirle dolor. Prefiero generarles angustia y que pasen un mal trago mas que nada. De todos modos, no se pase. Unas caricias bastan.

A mi me disgusta mucho tener que recurrir a estas cosas. Y solo hago lo imprescindible para que sea manejable. Y de verdad, que lo siento mal de verdad.

La última discursión con Tesoro. Fue a cuento de una planta que le llama la atención. No solo se carga la planta. Sino que me rompió otra maceta al estar jugando con los niños. Ella, sabía de sobra que no tenía que estar allí. Tanto lo sabía que cuando salí tras el ruido, había desaparecido. Y cuando la buscaba se escondía, huía y me evitaba.

Así que estando enterada. Lo que tuve que hacer, es ir persiguiéndola por toda la casa. Cerrando las puertas, hasta arrinconarla. Cuando lo estuvo. Pasó una angustia tal. Que emitía miaguidos de terror, e intentaba meterse deseperadamente en un pequeño hueco entre la pared y el mueble.

Después, sí que le pegué. Una buena azotaina. Porque si nó ,a la larga no hace caso. Pero mas que pegarle, consigo que se angustie. Que me tema y me respete cuando tiene que hacerlo. De lo contrario, no hay forma de tratar con ellos. Aunque solo he tenido gatos callejeros, todo hay que decirlo.
Pero puedo afirmar que ahora me respetan, y no les gusta que les riña. Simplemente se sienten mal si les regaño verbalmente. Y no he tenido que repetir.

Tras semajante castigo. Enciérrelo. O por lo menos evite la gato. El durante una media hora, le evitará a usted. Luego se empezará a acercar. Yo me evito la molestia. Pero la asusto y espanto para mostrar mi malestar hasta que pasan unas horas. Luego, volvemos a empezar de cero.

Así solo tengo que chillar un poco y llamarle al atención para que me haga caso. Cuando no me hace caso. Empellón. Y cuando estos ya no funcionan. Necesitan una inyección de espabilina de refuerzo. Hay que recordarle al gato quién el fuerte y dominante de los dos.

Cuando la encierro. Es porque no me deja en paz. Así que alguna vez la tengo que encerrar. Igualmente cuando realizo limpieza. Y no suele protestar.

No llame a los gatos por su nombre si quieren que cuando los llame acudan. Solo acudirán si le va a dar algo bueno. Así que cuando el gato es nuevo en casa, al darle la comida . Es bueno repetir su nombre en voz alta. De esta forma al llamarlo acudirá. Pero si lo llama y le pega terminará por no hacerle caso si no sabe si va a comer algo rico o recibir una riña.

Solo sirve castigar al gato en el mismo momento en que sucede el incidente. Cuanto mas tiempo pase. Peor asume y comprende el motivo del castigo. Pese a lo que dicen los expertos. Yo si los pongo delante de lo que han hecho. Se lo enseño, explico y muestro mientras le chillo y doy empellones. La forma en que tuercen la cabeza e intentan escapar cuando los pongo delante del corpus delicti. Es prueba innegable de que comprenden porqué van a recibir a continuación un castigo.

Otra cosa, es que a mis gatos no les consiento que me bufen o me saquen las uñas. Reciben paga doble. Si lo hacen al intentar cojerlos o moverlos. Se les puede pegar en los morros -suave-. o en las patas -fuerte- si le saca las uñas.

Tenga en cuenta una cosa que no he dicho. Al gato. No le gusta el castigo. Y no puedo garantizarle que no se revuelva contra usted. Si por ejemplo los persigue o acosa y se sienten amenazados.

Mis gatos, no fueron nunca especialmente violentos. Tengo experiencia en su manejo. Y al sentirse condicionados, les cuesta mas reaccionar, con lo que soy mas rápido. Y logro incluso agarrarlos para pegarles mejor. Para tener control sobre dónde caen los palos. Incluso en el veterinario con un poco de ayuda, lograba tenerlos controlados. El veterinario, por contra, me remendaba utilizar unos guantes acorazados que tenía. Agarrándolo correctamente y calmándolo. Se los podía pinchar o manipular sin sedar.

Queremos decirle que corre riesgo de ser aruñado o mordido. Por lo que si no conoce al gato ni tiene experiencia. No se acerque ni se agache. Castíguelo a distancia con la toalla. Y si tiene miedo, puede usar alguna tapadera a modo de escudo.

Ahora mismo, tendría que estar riñendo a los niños. No sabe usted el sufrimiento de tener cuatro gatitos trepando por su cuerpo. Mientras su madre se planta delante del teclado exigiendo sus mimos. Pero estos, hasta que no pasan unos meses no comprenden el motivo. Ahora, si que se quedaron en silencio y muy tranquilos tras recibir la regañina. O son conscientes de lo ocurrido. O tienen algún tipo de nexo no visible.

Con los cachorros, lo único que se puede hacer, es retirarlos una y otra vez. E intentar distraerles con otra cosa si se muestran muy pesados o molestos.

Puede que en algunos casos sea útil una postura alternativa. A Gandalf, una vez crecido con su gruesa y dura piel y pelaje. Aguanta bien los golpes, y no es cuestión de arrearle mas fuerte porque corro riesgo de lesionarle. Y el objetivo, no es causar dolor, sino que aprendan.

Una vez que estaba rebelde, y que no hacía caso. Me aproveché de una característica de su caracter. Por encima de todo, valora la comida. Sus cuatro comidas al día. Aunque reacio, porque es una solución que no me gustaba. No tuve mas remedio que emplearla. Dejarle sin una comida, le viene incluso bien que tiene sobre peso. Pero a el le mata. Así que después de riña y habruna se mostró de lo mas suave y receptivo en lo sucesivo.




mailto:buscarportal@yahoo.es Webmaster
Intercambio de enlaces
Google
Web Gatitos
 
 
 

Somos gatitos asturianos

 
 
  © Héctor Fernández Pereda